¿Por qué hay mayor miedo a viajar en avión que en coche?

avión bicicletaEl avión es el medio de transporte más seguro, sin embargo la gente expresa mayor miedo a morir en un accidente aéreo que en un accidente de tránsito. 2.400 millones de pasajeros viajan anualmente en avión, la cifra de fallecidos al año no alcanza los mil. Nos han dicho que el avión es el medio de transporte más seguro, y que es cien veces más probable fallecer en un accidente automovilístico que en uno aéreo, a pesar de estos datos, seguimos expresando mayor miedo a morir en un avión. ¿A qué se debe esto?

En gran parte se debe al llamado heurístico de disponibilidad, según el cual mientras más fácil sea traer una información a la mente, mayor será su impacto en las decisiones y juicios subsecuentes. Esto tiene sentido, ya que el hecho de que podamos traer una información a la mente más fácilmente que otra,  sugiere que esa información debe ser importante, y por lo tanto, debería influir en nuestros juicios. Sin embargo basarnos en la disponibilidad a la hora de hacer juicios o tomar decisiones puede conducir a errores, como el hecho de que  sobrestimamos la probabilidad de eventos dramáticos poco frecuentes, como un accidente aéreo.

¿Cómo influye el heurístico de disponibilidad en nuestras relaciones sociales? Por ejemplo, imagina que eres el director de una empresa y debes evaluar el desempeño de un empleado, ¿Qué es lo que tiendes a recordar? Probablemente recuerdes situaciones en las que su comportamiento fue extremo; la vez que perdió los papeles y comenzó a gritar en la oficina, o aquella vez que se ausentó del trabajo habiendo dos trabajadores enfermos, o quizá recuerdes la vez que se quedó hasta las dos de la madrugada para terminar un proyecto. En nuestros juicios tiene mucho peso esa información más disponible, pero si recordásemos todo lo que ha hecho esa persona todos los días durante los años que ha estado trabajando en nuestra empresa, la realidad puede ser diferente. Puede que alguien acostumbre a trabajar poco, pero el recuerdo que nos viene a la mente a la hora de evaluar su desempeño, sea el de ese día en el que se quedó trabajando hasta altas horas de la madrugada, lo cual nos lleve a pensar lo contrario.

El heurístico de disponibilidad está relacionado con otro proceso importante de nuestro pensamiento, el priming, sobre el cual ya he escrito en “Efecto priming o cómo hacer que alguien camine más despacio”. El priming consiste en el incremento de la disponibilidad de una información como consecuencia de la exposición a determinados estímulos. Por ejemplo, el caso de muchos estudiantes de medicina que sufren el conocido como “síndrome del estudiante de medicina”. Este síndrome se da por la exposición continuada a las descripciones de enfermedades, lo que lleva a  sospechar a los estudiantes que padecen enfermedades graves, por ejemplo, un dolor de cabeza puede llevarles a preguntarse si tienen un tumor cerebral. Sucede lo mismo con los estudiantes de Psicología cuando estudian las diferentes psicopatologías.  El efecto priming también lo encontramos en contextos más cotidianos, por ejemplo cuando nuestros miedos se encuentran amplificados después de ver una película de terror, ¿Quién no ha temido quedarse sólo en casa después de haber visto la película Scream?

Efecto Priming o cómo hacer que alguien camine más despacio

caminamos mas lento

Seguramente ya conozca el siguiente juego, si es así pase al segundo párrafo, sino le recomiendo que siga leyendo: Piense un número del 1 al 9 y  multipliquelo por 9. Si el resultado tiene más de dos cifras,(por ejemplo 26), súmelas entre sí (2+6=8), hasta obtener sólo un digito (en el ejemplo sería 8). Al número resultante réstele 5. Ahora busque la letra del abecedario que se corresponda con ese número. (Por ejemplo al 1 la A, al 2 la B, etc.) Piense en el nombre de un país que empiece por esa letra. A continuación escoja la siguiente letra en el abecedario.  (Por ejemplo si antes escogió la A, ahora le correspondería la B). Piense en un animal que empiece por esa letra.

El efecto Priming tiene que ver con la memoria implícita. En el juego anterior la mayoría de los españoles contestaran Dinamarca  y Elefante. Puede que no haya demasiados países que empiecen por la letra D, pero si hay más animales cuyo nombre empieza por E, como el erizo o el escarabajo, sin embargo parece que el elefante es lo que está más accesible en nuestra memoria. Uno de los motivos es que cuando se enseña el abecedario, elefante suele ser la palabra elegida para enseñar la letra E, otro puede ser la saliencia (capacidad para llamar la atención) de este paquidermo. Sea por uno u otro motivo, cuando usted piensa en un animal cuyo nombre empiece por la letra E, el primero en su mente será el elefante, a no ser que haya visto un escarabajo unos minutos antes, o tenga un erizo como mascota.

 El priming funciona incluso cuando no somos conscientes de que nos están primando. Uno de los experimentos más curiosos sobre esto fue el realizado por John A. Bargh en 1966. En él se mostraban cartulinas con palabras con las que los sujetos debían formar frases, a uno de los grupos le mostraron palabras relacionadas con la vejez. Cuando los sujetos salían del experimento, se midió el ritmo al que caminaban, hallando que aquellas personas que habían sido primadas con adjetivos relacionados con la gente anciana caminaban más despacio, a pesar de que la lentitud no se mencionaba explícitamente en las palabras.

Sabiendo esto, no resulta difícil imaginar el potencial que puede tener el efecto priming en campos como la Psicolgía deportiva, o en el tratamiento de una persona con depresión.


Blog personal Miguel Molina Alen | Psicología, Marketing, Actualidad TIC

Utilizamos cookies para ofrecer mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies