Coca-Cola está detrás de las mejores campañas de Marketing

Cocacola cartel antiguo navidadLa empresa con sede en Atlanta no deja de sorprendernos, a sus ya magníficos anuncios de navidad, hay que sumar el éxito de campañas como el cajero de la felicidad. Ahora ha vuelto a demostrar su potencial con el éxito cosechado con la campaña de personalización de latas. A pesar de que en el segundo trimestre de 2013 el volumen de ventas de Coca-Cola descendió un 4% en Europa, la realidad es que es difícil consumir más Coca-Cola de lo que se hace actualmente, y me atrevo a aventurar que con esta nueva campaña conseguirán vencer esa pequeña caída.

 La campaña “comparte una cocacola con”,   se lanzó en Australia y ya ha sido utilizada en países como Francia, Reino Unido, Irlanda, y Bélgica.  En España la empresa ha impreso 114 nombres propios, y otros ocho genéricos “Papá, abuelo, tu novio,  un amigo” y sus equivalentes en femenino.  Además, para todos aquellos cuyo nombre no se encuentra entre los elegidos, Coca-cola ha puesto a su disposición la Web www.compartecocacolacon.com donde se pueden solicitar etiquetas personalizadas. Con esta nueva campaña,  la compañía de bebidas más famosa del mundo,  ha conseguido el premio al “Creative marketer of the year”, en el festival Cannes Lions 2013. A continuación se puede ver el  vídeo que realizaron para el evento:

Según interbrand, Coca-cola es la tercera marca más poderosa del mundo, sólo por detrás de Apple y Google. De hecho, es la única de las cinco primeras que no se dedica al sector de nuevas tecnologías. Desde la empresa son muy conscientes de que para seguir en esa posición deben hacer el mismo esfuerzo publicitario que hasta ahora, y así lo siguen haciendo. Se me ocurren algunas marcas, como las salchichas Oscar Mayer, que años atrás tenían gran peso en España, y que ahora han perdido gran parte de su poder debido a la caída de su inversión publicitaria. Comercialmente hablando, vivimos en el entorno más competitivo de la historia, la publicidad ha conseguido inundar todos los rincones de nuestras vidas, y cada vez más las empresas están obligadas a agudizar el ingenio para seguir vendiendo.

Cómo convertir tu producto en el juguete más deseado por Navidad: historia del hámster Zhu Zhu

hamster zhu zhuEl hámster Zhu Zhu fue el regalo estrella en EEUU en las navidades de 2009, para quien no lo conozca, se trata de un pequeño hámster de juguete con ruedas que emite diferentes sonidos, como el cacarear de un gallo, el mugido de una vaca, o unos pitidos que se supone imitan el sonido de un hámster. Es un juguete relativamente barato, cuesta 10 dólares, pero durante las navidades del 2009, se  revendían en ebay por hasta cinco veces su precio. ¿Qué ocurrió para que el hámster Zhu Zhu se convirtiese en el regalo estrella?

El fabricante del hámster Zhu Zhu, Cepia CLL, ideó una exitosa campaña de marketing viral para promocionar su producto, y alcanzado el éxito, hizo algo todavía más ingenioso. Primero entregó en forma de regalo hámsters Zhu Zhu en hospitales, competiciones deportivas, y zoos. Después patrocinó unas trescientas “fiestas hámster” a las que sólo se podía asistir mediante invitación. En esas fiestas se entregaba un hámster obsequio a influyentes madres blogueras. Además organizaron un evento  a través de Twitter y una importante emisora de radio, en la que la presentadora moderó un debate interactivo entre fans de la mascota Zhu Zhu, donde los entusiastas poseedores del hámster compartían lo que hacía tan especiales a sus “mascotas”.  Esto provocó una enorme presencia del juguete en las conversaciones y en diferentes medios, las madres de todo el país oían hablar y leían sobre el hámster Zhu Zhu donde quiera fueran, lo que provocó que las existencias del deseado juguete se agotasen en todo Estados Unidos.

Fue entonces cuando Cepia CLL hizo algo muy hábil, comenzó a fabricar MENOS mascotas Zhu Zhu, con la intención de limitar las existencias para hacer creer que la demanda era  aún mayor. Esta sensación de escasez activa nuestro miedo a perdernos algo. Ese miedo llevó a que en el año 2008, durante el “black Friday”, un empleado de Wal-mart de 34 años, muriese pisoteado por una avalancha de clientes impacientes por entrar.

La historia del hámster Zhu Zhu es un gran ejemplo de una campaña de marketing viral, también es un ejemplo sobre cómo las estrategias de manipulación a veces consiguen anular la inteligencia humana.  Yo todavía me pregunto qué me llevo a comprar un Tamagotchi.

La cara B del Marketing: Productos adictivos

La cara B del MarketingSi eres de los que sospechan que las empresas de alimentación utilizan deliberadamente ingredientes adictivos en sus productos, estás en lo cierto. Pero el uso de productos adictivos no se restringe sólo a los alimentos, sino que se ha demostrado que productos como una barra labial también contienen ingredientes cuya única finalidad es causar adicción. ¿Adicción al protector labial? Sí.

¿Te has parado a pensar alguna vez cuántas veces al día te aplicas el bálsamo labial? ¿Dos? ¿Cinco? ¿Veinte veces? A no ser que vivamos en un clima extremadamente frío como el polo norte, es improbable que los labios se agrieten tanto como para que sea necesario untarlos cada hora. Hay verdaderos adictos al protector labial, incluso existe una página dedicada a ayudar a personas con esta adicción; “Lip Balm Anonymous” . Hay quien argumenta que la adicción la crea el ritual relajante de aplicarse el bálsamo labial, sin embargo,  aquellos bálsamos que contienen componentes como el  mentol , son realmente adictivos.

El mentol  es un ingrediente no esencial que puede crear hábito, y no es el único ingrediente que los fabricantes de protectores labiales añaden en sus fórmulas para crear productos adictivos. Muchos también incluyen “fragancias, conservantes, lanolina y colorantes que pueden causar sensibilidad e irritación”, y componentes como fenol y ácido carbólico, que secan los labios y dificultan la tarea de las células cutáneas de producir su propia humedad. Esto provoca que los labios tarden más en producir su humedad natural, por lo que sentimos que los labios se nos secan antes, lo que nos obliga a volver a restregarnos la barra.

Las empresas incluyen este tipo de ingredientes con total impunidad, ya que su cantidad es muy baja y los presentan como ingredientes inactivos, adicionados para hacer más sabroso el producto.

Personalmente, después de descubrir la existencia  de la “obsolesciencia programada” en casi todos los productos que se fabrican actualmente, ya no me sorprende nada. La necesidad de las empresas de vender nos ha empujado a una espiral de consumo, que sólo la falta de recursos sobre el planeta consigue frenar. ¿Qué opináis?

El Marketing y la fobia a los gérmenes

Teme al germenLa publicidad ha conseguido sembrar cierta fobia a los gérmenes en toda la población mundial. Mejor dicho, en esa parte del mundo en donde sobrevivir no es la principal preocupación de nadie, lo que da pie a que nos inventemos otras.   ¿Qué consecuencias tiene esta “fobia a los gérmenes” en nuestras vidas?

Antes de ver algunos ejemplos hagamos memoria; ¿Recuerdas los geles para manos que se instalaron en todos los lugares públicos tras el anuncio de la  famosa gripe A? (Por cierto, España se gastó 98 millones de euros en vacunas contra la gripe H1N1, 6 millones de vacunas con un valor de 42 millones de euros fueron destruidas).  Esos geles bactericidas para manos, que ahora son un elemento común de muchos espacios públicos, y hasta hace pocos años estaban restringidos a ámbitos muy específicos como el sanitario, no sirven para lo que insinuaban que servían, para evitar el contagio de la gripe A. La gripe A se contagia por gotitas minúsculas que son expulsadas al hablar, toser, o estornudar por personas ya infectadas, o bien, pero esto es mucho menos probable, por tocar una superficie infectada con nuestras manos y restregarlas por los ojos o nariz. Este es sólo el ejemplo de un producto de los muchos que las campañas de Marketing, gracias a la semilla del miedo, han conseguido introducir en nuestra vida cotidiana. Más consecuencias de esta fobia:

A la hora de coger una revista o un periódico que está situado en una pila de ejemplares, la mayoría de personas evitan coger el que está encima de la pila, lo levantan y retiran el que está debajo.  Esa  mayoría cree que el periódico de encima ha sido tocado por multitud de dedos repletos de gérmenes, y creen que el ejemplar que está debajo se encuentra más limpio. Esto también ocurre a la hora de hacer la compra en el supermercado, la mayoría  cogemos el producto que está detrás porque tenemos la ilusión de que ha sido menos manoseado. Otro ejemplo, de las mujeres que van al servicio en un restaurante, hotel, etc. sólo el 5% entran en el primer servicio, ¿Por qué? Pues porque piensan que está menos limpio que el segundo o el tercero.  Pero si esto es cierto, el primer servicio es el menos usado, y en consecuencia el más limpio.

A lo largo del día recibimos unos tres mil impactos publicitarios, y cada vez este número va en aumento. Conociendo esto, no sorprende que la publicidad consiga cambiar nuestros hábitos de vida. Si analizamos muchos de los cambios en nuestros hábitos que se han producido en el último siglo, veremos que están ligados a la publicidad. Vivimos en un mundo de necesidades creadas en departamentos de Marketing.

Programa para buscar código o texto dentro de archivos

Hoy voy a  escribir sobre una pequeña utilidad que ya me ha sacado de más de un problema. Seguramente en más de una ocasión has tenido la necesidad de buscar un determinado texto que habías escrito en algún archivo pero no recordabas cual, por ejemplo buscar en que archivo se encontraba “Teléfono de Pepe”, o puede que hayas querido editar  una línea de código pero desconocías en qué archivo estaba contenida.  Para  realizar estas funciones resulta muy útil el programa gratuito Agent Ransack, que permite buscar un texto o código dentro de varios archivos.

El funcionamiento es sencillo, una vez que  instalamos el programa, lo ejecutamos y veremos la siguiente pantalla:

Agent Ransack captura

En  “look in:” seleccionamos la carpetas donde debe buscar los archivos, y en “Contaning text” el texto que queramos buscar, pudiendo utilizar las expresiones AND, OR, NOT para precisar la búsqueda.  Hacemos click en “start” y esperamos a que el programa encuentre los archivos que contengan el texto a buscar. Funciona bien y relativamente rápido.

¿Por qué Android no permite cambiar la fecha al año 2038?

 Efecto Y2K38 reactancia.comEs probable que hayas  leído anteriormente que el año 2038 será el fin de los ordenadores. Igual que sucedió con la llegada del año 2000 y el famoso efecto Y2K,  si nadie lo impide, a las 3:14 de la madrugada del 19 de enero del 2038 se producirá un caos informático, bautizado como el efecto Y2K38. Este efecto es el culpable de que no puedas cambiar el día de tu teléfono Android más allá de esa fecha. ¿Quieres saber a qué se debe esto? Sigue leyendo.

La mayoría del software que existe se basa en sistemas UNIX,  los cuáles utilizan un sistema de representación del tiempo basada en POSIX (Portable Operating System Interface, la X es en referencia a UNIX).  Para aquellos que no estén muy metidos en el mundo de la informática, comentar que  UNIX es un sistema operativo, como lo es el famoso Windows, pero UNIX es mucho más antiguo, se desarrolló en 1969 y hay muchos sistemas basados en él, como Linux, Mac-Os X, o el propio Android, que está basado en un  núcleo de Linux. Digamos que UNIX es el gran padre.  Ahora que sabemos que la mayoría del software que conocemos hoy en día deriva del sistema UNIX, veamos cuál es el problema.

El sistema de representación del tiempo que utiliza nuestro amigo UNIX, se basa en contar las segundos transcurridos desde el 1 de enero de 1970 a las 00:00h. El problema viene de que el sistema utiliza un valor entero con signo de 32bits para guardar el dato de los segundos, por lo que tiene un límite de memoria, y sólo puede contar entre el rango de cifras -2.147.483.648 y 2.147.483.647. Cuando el contador alcance los a 2.147.483.647  segundos, serán las 03:14:07 del 19 de enero de 2038, al siguiente segundo el contador sobrepasará su límite y comenzará a contar desde el siguiente valor, es decir restará 2.147.483.648 segundos a la fecha 1 de enero de 1970, por lo que los ordenadores creerán que están en el año 1901. Para corregir esto, la arquitectura de los sistemas operativos ha comenzado a migrarse a 64bits, lo cual hace desaparecer el problema, ya que el nuevo límite del contador de segundos se fijaría para dentro de 2,90 billones de años, más de doscientas veces la edad del universo, y para esa fecha, ¿Quién puede aventurarse si existirá algo similar a lo que ahora conocemos?

Espero vivir el año 2038, y creo que al ritmo que evolucionan las nuevas tecnologías, por esa fecha, ya nadie recordará el famoso efecto Y2K38, es probable que ni siquiera yo recuerde haber escrito este post, ni ninguno de vosotros haberlo leído, porque así de caprichosa es la memoria humana. Sin embargo, quiero pensar, que alguien si lo recordará, y esbozará una sonrisa pensando en esas triviales preocupaciones que teníamos allá por el 2013.



Blog personal Miguel Molina Alen | Psicología, Marketing, Actualidad TIC

Utilizamos cookies para ofrecer mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies