El triunfo de Kit-Kat en Japón y otras supersticiones

BrusselsAirlinesLogo

 

Hace poco me enteré que a principios del 2007 y en respuesta a multitud de quejas de sus clientes, la compañía Brussels Airlines, modificó su logotipo para agregar un punto más a los 13 que ya tenía. Tampoco había reparado nunca en que si alguien quiere sentarse en la fila número 13 en un vuelo con Air France, KLM, o Iberia, tendrá mala suerte, porque simplemente no existe. Después de que dos vuelos 191 tuvieran sendos accidentes, la compañía Delta y American airlines retiraron permanentemente ese número de vuelo.

 En la cultura asiática el número de mala suerte es el 4, ya que la palabra para ese número se lee “si”, que se parece al sonido “shi” que significa “muerte”. Por otra parte, el número de la buena suerte es el 8, ya que suena parecido a la palabra china para “prosperidad”. Esto explica porque los Juegos Olímpicos de Beijing se iniciaron el 08/08/08 a las 8:08:08.  Una aerolínea regional china afirmó haber pagado 300.000 dólares por el número de centralita telefónica 888-8888, y podríamos escribir miles de ejemplos más.  ¿Cree que la superstición puede ser un  buen negocio?

 Pues verá, los directivos de Nestle ya saben que la superstición is a good business. Cuando la empresa lanzó su famosa chocolatina Kit-Kat en Japón, los japoneses reconocieron inmediatamente el parecido con las palabras “Kitto-Katsu”, expresión que se traduce como “Ganar sin falta”. Los estudiantes creían que si comían un Kit-Kat ante de un examen sacarían mejor nota, incluso los padres compran Kit-Kat a sus hijos para que obtengan buenos resultados. No me quiero ni imaginar, si la chocolatina en vez de cuatro barritas tuviese ocho.

 Resumiendo, puede que pasar o no por debajo de una escalera no vaya a cambiar nada, pero de alguna forma al elegir no pasar sentimos tener  cierto poder sobre acontecimientos incontrolables. Hay estudios que demuestran que algunos rituales son beneficiosos para nuestro bienestar mental y físico. Particularmente soy consciente de que tocar madera no me va a salvar de una fatalidad fortuita, o que pasar por debajo de una escalera no me arruinará el día, pero no puedo evitar hacerlo, claro que tampoco tiene nada de malo, ¿o si?

 

@palabrasmiguel

 

[Leer más…]

La gran mentira de la publicidad subliminal, la cocacola y las palomitas

Cocacola y palomitas

El mundo está plagado de grandes mentiras. Seguro que recuerda el famoso experimento de James Vicary, donde colocó un proyector mecánico en una sala de cine e insertó las palabras “Bebe Coca-cola” y “Come palomitas”, durante tres milésimas de segundo cada cinco segundos. El consumo de Coca-cola durante la experimento aumentó un 18,1% y el de palomitas un 57,8%. Fue el experimento que dio lugar a la “publicidad subliminal”.  Seguramente sabe que tras ese experimento se empezó a hablar mucho de publicidad subliminal, y que ahora está prohibida. Quizá lo que no sabe es que todo fue una gran mentira.

En 1962, el presidente de la Psychological Corporation desafíó a Vicary a repetir la prueba, pero esta vez el experimento no produjo aumento alguno en las ventas. Más tarde, el propio Vicary reconoció en una entrevista en Advertising Age que el experimento fue ficticio; «Todo lo que logré, creo, fue poner una palabra nueva en uso común. Y para un hombre como yo que se dedica a escoger nombres correctos para productos y compañías, se me debería examinar la cabeza por haber escogido un nombre como subliminal. Trato de no pensar en eso, todo fue un truco. Para aquellos que piensan que fue terrible… bueno; yo tuve la misma reacción cuando lo pensé por primera vez.”

Pese a todo lo que sabemos, tendemos a dar crédito a todo aquello que está escrito, sin embargo, también la prensa escrita y los libros están plagados de mentiras.  ¿Se acuerdan del caso de la mermelada, el perro, y Ricky Martin en el programa sorpresa sorpresa? De la noche a la mañana toda España amaneció con la morbosa noticia, incluso hay quien vive con la imagen en la cabeza, imagen que nunca vio pero que imaginó cientos de veces hasta convertir en cierta. Así somos, creemos aquello en lo que queremos creer, vemos lo que queremos ver, y no vemos lo que no queremos aunque resulte obvio para el resto del mundo. La mayoría nos creemos mejores de lo que realmente somos, incluso nos mentimos a nosotros mismos para ocultar nuestros defectos. En algún lado leí que algunas personas con depresión no tienen está capacidad y la imagen de sí mismos se ajusta más a la realidad que las de los no deprimidos. ¿Curioso verdad? Si encuentro el experimento publicaré un post sobre ello, no quisiera pecar de crédulo.  Pero no temamos, ya dijo Sófocles que ;»una mentira no vive hasta hacerse vieja«.

A propósito de las mentiras en nuestra vida, me gustaría recomendar el libro de Robert Felman “Cuando mentimos: las mentiras y lo que dicen de nosotros”.

[Leer más…]

¿Cómo fidelizar a los clientes de una tienda para suicidas?

personas caminando

Durante una clase sobre el nuevo entorno digital, con el profesor Guillermo de Haro, planteó lo siguiente; “Imaginaros que tenéis una tienda online con artículos para suicidas; ¿cómo fidelizaríais a vuestros clientes?”

La primera respuesta que uno suele dar a esta pregunta, sin pararse a pensarlo, sería que no se puede fidelizar a un suicida, que es un cliente que por sus características sólo comprará una vez nuestro producto. Cuando nos plantean el problema, nuestro pensamiento se cierra a un sola opción, al hablar sobre una tienda con artículos para suicidas, pensamos en lo que está más accesible en la memoria, artículos para llevar a cabo el suicidio, pero… ¿Qué necesidades tiene un suicida? ¿Por qué no vender libros de auto-ayuda? o ¿artículos para llamar la atención?, o ¿artículos que ayuden a mejorar las relaciones sociales? A veces, cuando hay una opción que parece obvia e incluso tiene una carga emocional fuerte, como en este caso, nos dificulta el pensar en otras posibilidades. Tratemos de ver siempre todas las opciones, y seamos conscientes que siempre hay más de las que se nos puedan ocurrir. El filósofo alemán Martin Heidegger dijo una vez que; “La filosofía implica una movilidad libre en el pensamiento, es un acto creador que disuelve las ideologías.

 PD: En relación al tema del suicidio, recuerdo un libro en clave de humor muy recomendable, titulado; “Delicioso suicidio en grupo” del escritor finlandés Arto Pasaalinna.


Blog personal Miguel Molina Alen | Psicología, Marketing, Actualidad TIC

Utilizamos cookies para ofrecer mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies