¿Cómo fidelizar a los clientes de una tienda para suicidas?

personas caminando

Durante una clase sobre el nuevo entorno digital, con el profesor Guillermo de Haro, planteó lo siguiente; “Imaginaros que tenéis una tienda online con artículos para suicidas; ¿cómo fidelizaríais a vuestros clientes?”

La primera respuesta que uno suele dar a esta pregunta, sin pararse a pensarlo, sería que no se puede fidelizar a un suicida, que es un cliente que por sus características sólo comprará una vez nuestro producto. Cuando nos plantean el problema, nuestro pensamiento se cierra a un sola opción, al hablar sobre una tienda con artículos para suicidas, pensamos en lo que está más accesible en la memoria, artículos para llevar a cabo el suicidio, pero… ¿Qué necesidades tiene un suicida? ¿Por qué no vender libros de auto-ayuda? o ¿artículos para llamar la atención?, o ¿artículos que ayuden a mejorar las relaciones sociales? A veces, cuando hay una opción que parece obvia e incluso tiene una carga emocional fuerte, como en este caso, nos dificulta el pensar en otras posibilidades. Tratemos de ver siempre todas las opciones, y seamos conscientes que siempre hay más de las que se nos puedan ocurrir. El filósofo alemán Martin Heidegger dijo una vez que; “La filosofía implica una movilidad libre en el pensamiento, es un acto creador que disuelve las ideologías.

 PD: En relación al tema del suicidio, recuerdo un libro en clave de humor muy recomendable, titulado; “Delicioso suicidio en grupo” del escritor finlandés Arto Pasaalinna.


Fijarse

Detalle de bimbio

Determinar, precisar, designar de un modo cierto aquello que ha llamado nuestra atención. Conocer cada detalle, respetar lo que otros desprecian por ignorancia. Tal vez la vida consista en que cada uno vea el mundo con sus propios ojos, millones de perspectivas que naturalmente entran en contraste, cada uno quiere lo que quiere porque en ello ha visto algo que el resto no han sido capaces de ver. La paradoja es que somos esclavos de aquello que libremente elegimos amar.

«Obstáculos son lo que ves al perder de vista la meta»

Km 0 del camino de Santiago de Compostela

Kilómetro cero. ¿Meta de llegada, o punto de partida?  Así acaban, así empiezan las historias, desde el kilómetro cero de algún lugar. Caminamos con rumbos diferentes, a veces opuestos, y a pesar de todo nos cruzamos en algún punto del camino. Una vez me pidieron un consejo que sirviese para ayudar a cualquier persona, algo que funcionase en la mayoría de las situaciones. Me detuve un rato a pensarlo, al final se me ocurrió algo que podría valer. Incluso cuando llegamos a la meta seguimos necesitando nuevas metas, porque la vida es correr, caminar, nadar, saltar, volar, es movimiento, todo consiste en seguir luchando, en seguir andando, hasta cuando la distancia es tan grande que nadie confía  en que llegues, debes seguir. La fotografía que acompaña este texto está tomada en el Cabo de Fisterra, el punto cero del camino de Santiago, y uno de los lugares más mágicos que conozco. Mi consejo; descubre que es lo qué quieres, y aprende a pedirlo.

Blog personal Miguel Molina Alen | Psicología, Marketing, Actualidad TIC

Utilizamos cookies para ofrecer mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies